jueves, 8 de junio de 2017

Queridos Océanos...mis más sentidos pésames!







Fotografías : Ribera y rambla costanera del Río de la Plata. Montevideo. Uruguay









Pienso que nuestra especie pasa por un momento muy complicado  que le resultará muy difícil revertir. No ayuda mucho tampoco la construcción soberbia de nuestra superioridad y predominio. Una relectura de Tarzán Rey de los Monos ayuda a entenderlo. El planeta, no lo destruirá el hombre y su insensatez, simplemente  destruirá las condiciones mínimas de vida para su propia especie y quizás también para algunas otras cuantas, pero, seguramente también otras , muchas otras, seguirán lo más campantes correteando arriba y abajo por el planeta y rápido ocuparán el nicho vacante. Entre ellas las buenas cucarachas,según se dice. 


Fotografías : Ribera y rambla costanera del Río de la Plata. Montevideo. Uruguay

Fotografías : Ribera y rambla costanera del Río de la Plata. Montevideo. Uruguay
 Fotografías : Ribera y rambla costanera del Río de la Plata. Montevideo. Uruguay

En lo que no tengo opinión, ni científica ni vulgar, es acerca del tiempo que insumirá. El tiempo y su noción,  es  construcción humana.  Hace 200 mil a 300 mil años que el Homo sapiens anda a las vueltas y nos creemos, sentimos y actuamos  cual si fuéramos el  dueño del circo. Para no ir más, mucho más atrás en lo que hace a la presencia de vida en el planeta Tierra con sus jóvenes 4.500 millones de años y en homenaje a los Océanos, hoy en su día: Los peces, los primeros vertebrados, aparecieron en los océanos hace años más, años menos,  alrededor de 530 millones de años.



Fotografías : Ribera y rambla costanera del Río de la Plata. Montevideo. Uruguay

Fotografías : Ribera y rambla costanera del Río de la Plata. Montevideo. Uruguay
 
Por ahora , junto a otras cosas nauseabundas, pestilentes, no degradables, contaminantes y etc., etc,  son tan sólo formas antropomórficas , "muñecos", lo que flota como basura en el río ancho como mar. El modo cultural en que vivimos inmersos, de consumismo ciego,  depredador de la naturaleza y dominado por poderes económicos que manejan los asuntos de la humanidad entera a su más absoluta discrecionalidad,  si no se revierte, asunto del cual no soy demasiado optimista, no garantiza que un día no tan lejano las generaciones venideras vean cosas peores.