viernes, 23 de julio de 2010

En el nombre del padre, del hijo... y de todos nosotros


No puedo dejar de lado reflexiones que vienen provocadas desde lecturas antropológicas contestarias a este modelo donde el éxito está subordinado directamente a la posesión, exhibición y aún destrucción de cosas. Según recuerdo de estas , formé opinión en cuanto a que la evolución de la economía ha producido dos criaturas que antagónicas , dependen socialmente en cambio totalmente una de su otra: riqueza y pobreza . Que una y otra no se definen en la menor o mayor cantidad de posesiones, que es asunto de relación entre personas. Que ser rico o pobre es un estado social construido culturalmente. Que los modelos culturales tienen por lo tanto mucho que ver . Que el actual modelo cubre de sombras lo sustantivo al bienestar y lo vincula con todo aquello que pueda ser convertido en mercancía. Los estadios culturales del homo sapiens llamados desde el prejuicio etnocéntrico , "primitivos" , se desarrollaron en un mundo donde la posesión de cosas era mínima y el exceso una actitud por irracional , desconocida. Sin embargo a todo título, satisfechas plenamente sus necesidades , no eran, no pueden ser considerados por lo tanto pobres. Hoy que sabemos de cuanta gente en el mundo se acuesta cada uno y todos sus días con hambre, cuando la magnitud de los indicadores acerca de la mortalidad infantil a nivel mundial, vinculada directamente con la alimentación son así mismo abrumadoras y de las cuales nuestro país no escapa a cifras proporcionalmente enormes, que despiertan asombro, pena y temor. Sahlins, pero también otros pensadores, opiniones que mucho respeto, entienden que a la opulencia, como un estado en donde las necesidades están totalmente satisfechas, se llega dentro de un concepto que se puede sintetizar en la aptitud de generar estrategias de subsistencias en las cuales las necesidades materiales , hábiles a nuestra prosperidad feliz, no habilitemos que nos las construyan infinitas y encontremos en el desear poco, el no carecer.

En la idea de aportar información que enriquezca las posibilidades de interpretación de cuales son las dimensiones del asunto que nos ha ocupado en las anteriores entradas y permita mirar el tema desde todas sus diferentes facetas, comparto esta información periodística publicada en :

http://www.observa.com.uy/actualidad/nota.aspx?id=99730

Ventas por Día del Padre desafiaron el frío

A pesar de las bajas temperaturas hubo incrementos de 6 y 9% en Shopping y de 20 y 30% en comercios de La Unión



Las bajas temperaturas que se registraron la semana pasada en el sur del país no fueron impedimento para un incremento en las ventas con motivo del Día del Padre.

El gerente general del Shopping Punta Carretas, Mauricio Oppenheimer, dijo a Observa que las ventas fueron “buenas” los días previos al domingo 18, lo que mantuvo la tendencia de crecimiento de años anteriores. De acuerdo a los datos primarios del centro comercial, con respecto al mismo período de 2009 las ventas crecieron entre 6 y 9%.

Según explicó el Oppenheimer el rubro electrónica tuvo un protagonismo especial en este incremento de ventas, sobre todo artículos personales para hombres y equipos de audio. La indumentaria deportiva también estuvo dentro de los artículos más requeridos.

En cuanto a la forma de pago, en Punta Carretas Shopping se registró un incremento en el crédito, sobre todo por la oferta de tarjetas que ofrecen promociones a 24 y 36 meses.

Por su parte, el gerente de marketing de Montevideo Shopping, Rodrigo Ferreiro, informó a Observa que las ventas por motivo del Día del Padre se incrementaron 20% con respecto a 2009. En este caso los rubros electrodmésticos y ropa deportiva también ocuparon un lugar importante en el total de las ventas.

Ferreiro dijo que 75% de las compras se hacen con tarjetas de crédito, tendencia que se recuperó a partir de 2004, luego de la crisis económica de 2002.

En tanto, la secretaria ejecutiva del Centro Comercial Unión, Nelly Silva, valoró como “muy buena” la semana previa al Día del Padre, y reveló que el incremento de las ventas se ubicó entre 20 y 30%. En este caso, dijo Silva a Observa, la vestimenta y el calzado fueron los artículos más vendidos.

La representante de los comerciantes explicó que la forma de pago en los comercios del barrio Unión sigue siendo el efectivo, aunque la venta a crédito se ubica en 45%.

(Observa)


Fecha: 19/07/2010 | 17:21 | Montevideo, Uruguay